Es lamentable lo que hemos presenciado los Ecuatorianos y el resto del mundo, los hechos que sacudieron los simientes de la sociedad, Por un lado tres sujetos  en la ciudad de Quito, que basándose en su condición de considerarse el sexo fuerte, abuzaron según la denunciante (Martha) sexualmente de ella en una especie de violación grupal, como si se hubieran reunido un grupo de muchachos para hacer tarea en grupo.

El desenlace según (Martha), fue objeto de las mas bajas aberraciones que podamos imaginar por parte estos tres sujetos(Ecuatorianos), los cuales la invitaron a un determinado sitio para festejar un cumpleaños, para luego proceder al execrable acto de la violación.

En otro hecho ocurrido en la Ciudad de Ibarra, donde un sujeto secuestro a su pareja y la mantuvo en esa situación durante 90 minutos, y con publico presente, cámaras, policías, curiosos, como una trama de película de Alfred Hitchock, el individuo de nacionalidad (Venezolana), amenazaba con un arma blanca a su conviviente, quien estaba en estado de gestación de aproximadamente 3 meses; después de la eterno momento de tensión que debió haber vivido ( Diana Carolina), y ante la mirada atónita de los curiosos y la impotencia de la policía para poder resolver la situación, el individuo apuñalo por dos ocaciones a su rehén, razón por la cual la victima falleció horas después en una casa asistencial.

Tales hechos ocurridos en nuestro país, nos pone en guardia sobre que nos espera a futuro, si los que son llamados a velar por la seguridad de los Ecuatorianos, la fuerza publica, en este caso la Policía Nacional, no actúa como la mayoría de los compatriotas hubiésemos querido para evitar que una vez mas, una mujer sea asesinada y con un bebe en su vientre.

La decadencia de valores en nuestra sociedad, esta causando que día a día presenciemos hechos bochornosos y espantosos, que nos causan gran dolor por las perdida de vida de personas que seguramente tenían sueños, ilusiones, proyectos, etc. Pero por leyes que son muchas veces incomprensibles y poco aplicables, hacen que seamos todos los días informados de hechos que merecen nuestro repudio.

Estos actos de violencia, como el ocurrido en la ciudad de ibarra, han desencadenado una escalada de rechazo de la ciudadanía hacia los ciudadanos Venezolanos residentes en esa ciudad. Generalizando como si todos fueran criminales y persiguiéndolos y sacándolos de esa localidad, sin mirar si son mujeres, niños o adultos.

Xenofobia en pleno siglo 21?

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here