Su nombre es Pablo y tras pasar seis años reforestando la Amazonía logra fundar una reserva y plantar más de 10 mil árboles peo ahora tiene un nuevo reto: “crear una fundación de estudios amazónicos”.

La finalidad de la fundación será “la formación a través de talleres teórico y práctico de reforestación y restauración de bosques tropicales amazónicos”.

“La idea es instruir a personas para que estas, a su vez, puedan seguir formando a otras y así reforestar la Amazonía de manera exponencial y con conocimiento”.

Y además, el resultado de cada año académico será 3 mil nuevas semillas plantadas por parte de los propios alumnos.

Ahora bien, para poner en marcha el proyecto necesitan una importante inversión económica, que asciende a 10 mil euros.

Una cifra que irá destinada a costear  “la creación de la web, transportes, sueldos de las personas involucradas, alianzas con universidades, la compra de semillas” entre otras cosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here