En 1988 la Isla Henderson, en el Pacífico, fue inscrita en la lista del patrimonio mundial por su “ecología casi intacta”. Pero hoy se ahoga con la llegada ininterrumpida de residuos plásticos por mar, que los científicos no saben cómo frenar.

La isla, que forma parte de la colonia británica de Pitcairn, se encuentra a medio camino entre Nueva Zelanda y Perú, dos países separados por unos 5 500 kilómetros de distancia. A pesar de su extremo aislamiento, la isla reúne una de las mayores concentraciones de desechos plásticos de todo mundo, a causa de las corrientes oceánicas. “Hemos encontrado residuos procedentes de casi todas partes”, explica Jennifer Lavers, una investigadora de Australia que el mes pasado llevó a cabo una expedición a la isla.

“Había botellas y latas, todo tipo de material de pesca y los residuos venían del país que usted quiera, de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Chile, Argentina, Ecuador”, afirmó.

“Realmente es un mensaje, esto demuestra que cada país tiene una responsabilidad en la protección del medio ambiente, incluso en los lugares más remotos”, añadió. La Isla Henderson está situada en el centro del vórtice subtropical del Pacífico Sur, un gigantesco remolino oceánico que gira en el sentido inverso de las agujas del reloj y desciende desde la costa de Australia para subir luego hacia Sudamérica. Por una parte el vórtice lleva hasta este atolón (isla coralina oceánica) nutrientes que contribuyen a la proliferación de una rica fauna marina y de colonias de pájaros. Aunque los atolones suelen tener poca variedad de especies, el de Henderson tiene tal diversidad que fue inscrito en 1988 en la lista del patrimonio mundial de la Unesco por su “valor universal excepcional”. “En su calidad de una de las últimas islas calcáreas de gran tamaño en haber conservado una ecología prácticamente intacta, la Isla Henderson ha preservado su belleza excepcional con sus playas de arena blanca, sus acantilados calcáreos y su rica vegetación prácticamente intacta”, indica todavía la Unesco en su web.

La distancia no es un impedimento para la llegada de desperdicios: el territorio, de 37 kilómetros cuadrados, se encuentra a más de 5.000 kilómetros de distancia de la masa continental más cercana y solo recibe visitas con fines científicos cada cinco o diez años.

Jenifer Lavers explicó por teléfono que una posible causa de la elevada contaminación podría ser su proximidad al giro oceánico del Pacífico Sur, un sistema de corriente marina rotativa que transportaría los desechos de otras naciones hasta el lugar.

La experta pronosticó que la contaminación en Henderson y en el planeta se agravará en el futuro por el cambio climático y el calentamiento global y originará «que muchas de las corrientes que conocemos cambien en la dirección, profundidad o velocidad».

Estas modificaciones causarán cambios en la acumulación del plástico en los próximos años, «lo que puede exponer a los mismos problemas a nuevas comunidades de especies de otros lugares», precisó Lavers, que instó a los gobiernos del mundo a gestionar mejor la basura y compartir sus conocimientos con las naciones menos desarrolladas.

Los científicos calculan que más de 300 millones de toneladas de plástico se produjeron en 2014 en todo el mundo, mientras que en la década de 1950 la producción mundial no llegaba a los dos millones de toneladas.

El plástico que no es reciclado flota y tiene un período de vida bastante largo, una situación que pone en peligro las más de 200 especies que habitan en los océanos, entre ellas peces, invertebrados, mamíferos y aves.

Los restos de plástico representan un peligro para muchos animales que se enredan en ellos o los ingieren, además de que también pueden acabar en las orillas de las playas formando barreras que impiden el paso de las tortugas marinas.

«Hay muchos problemas, aparte de lo visible, que es la basura en las playas del mundo, está el impacto económico en el turismo y la vida salvaje», comentó Lavers, quien también alertó que estos mismos deshechos afectan a los humanos, muchos de los cuales solo se preocupan cuando los problemas les tocan de cerca.

 


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here