De acuerdo a estadísticas de la Policía, son más de treinta personas las que han fallecido en Tungurahua por suicidio. En su gran mayoría por problemas sicológicos, donde se incluyen las frustraciones amorosas.
Los cantones con más incidencia de suicidios son Píllaro seguido de Ambato, donde niños, jóvenes y adultos han terminado su vida ya sea ingiriendo alguna substancia tóxica, ahorcándose o lanzándose de un puente.
Al respecto, Gonzalo Núñez, psiquiatra, dijo que desde hace unos cinco años, en la provincia se viene notando el incremento de intentos de suicidio y suicidios, que son resultados de factores sicológicos y siquiátricos.
Añadió que el 99.5 por ciento de pacientes que tratan de matarse o se matan se debe a situaciones sicológicas como la depresión y el alcoholismo.

MOTIVOS Y CONSECUENCIAS

La depresión

Núñez manifestó, la depresión es una enfermedad que está avanzando rápidamente en el mundo y en el Ecuador está en los primeros lugares dentro de los trastornos mentales.
El principal síntoma que demuestra la enfermedad es el intento de suicidio, por lo cual las personas deprimidas están más expensas a cometer la acción.
La depresión es producto de factores biológicos; es decir, existen substancias bioquímicas como noradrenalina y serotonina, las mismas que cuando existen en suficiente cantidad le protege a la persona en momentos de frustración o tristeza, pero en un deprimido éstas se presentan en niveles bajos que da como resultado una tristeza permanente y excesiva (patológica), lo cual provoca que los conflictos se vivan con mayor intensidad.
Un deprimido es consecuencia de situaciones que se encadenan entre sí, como la pérdida de un ser querido, enamorada/o, pérdida económica o sentimental. La depresión también causa pérdida de energía vital y pérdida del gusto por las actividades como los estudios, relaciones sexuales, sentimentales.

El alcoholismo

Núñez informó que el segundo factor es el alcoholismo, enfermedad que posiblemente es el principal motivo de trastorno mental en el país y provincia, tanto en varones como mujeres.
El alcoholismo lleva a recordar aspectos negativos, donde la persona en ese instante no tiene la suficiente reflexión y capacidad para tolerar la frustración y recurre al intento de suicidio.
Muchos deprimidos ingieren alcohol y varios alcohólicos se deprimen durante la embriaguez. Esta mezcla de depresión y alcoholismo lleva también a un intento de suicidio en la mayoría de los casos, dijo.
Es así, ciudadanos que han arribado al Hospital Docente Ambato por intento de suicidio han estado embriagados, pero previamente con depresión al máximo.
Según investigaciones, la población más susceptible de cometer suicidios es la que tiene de 15 a 25 años. El segundo grupo de 25 a 35 y tercero de 55 a 65 años de edad. El primero está entre adolescentes y adultos jóvenes; el segundo compuesto por adultos productivos y en el tercero están ciertas personas que por situaciones agravantes como llegar a la ancianidad, jubilación, nido vacío (cuando muere la esposa/o), presentan un nivel alto. Las mujeres son las que más intentan suicidarse y hombres los que más lo cristalizan.

En los niños

Núñez mostró su preocupación por el incremento de la incidencia de suicidios en niños menores de 11 años, por lo cual siempre en conferencias o congresos lleva una carta de una niña de 7 años que intentó suicidarse, en la misma, la infante se despide de los padres y demuestra una decisión firme de matarse.
Señaló que esta realidad no es producto de ingerir accidentalmente un veneno, sino que lo hacen con un grado máximo de convicción de autoeliminarse.
Es decir, la depresión también se está dando en niños y adolescentes, donde el riesgo es mayor debido a que son más impulsivos.
Recalcó que los factores sicosociales tienen mucho que ver con el aparecimiento de la depresión, como la pobreza, falta de recursos económicos, de estabilidad, de apoyo familiar y de valores.
La migración de padres y hermanos mayores contribuye también a esta lamentable realidad, ya que los niños quedan desprotegidos, lo cual incentiva a que nazcan etapas denominadas de duelo que ocasionan depresiones.

Qué hacer?

Gonzalo Núñez dijo que es necesario dar más prioridad a la salud mental, pues los países que invierten en esto son más productivos.
En el Ecuador este tema ha sido descuidado, ya que por ejemplo, en el hospital de Ambato existe apenas un psiquiatra y es un sueño contar con un sicólogo.
El concepto de salud mental desborda el de salud general. El instante en que los pueblos inviertan en salud mental serán más productivos, insistió.
Un niño o adolescente que amenaza con matarse y que está deprimido, por lo general se aísla, sin que los familiares hagan mayor caso debido a que piensan que es a consecuencia de la edad, pero pasa el tiempo y lo que en un principio solo era una amenaza, se transforma en una realidad.
Este criterio es compartido por Nelly Tobar, siquiatra de la localidad, quien manifestó que no se le da el verdadero valor a la salud mental, ya que no se debe confundir salud con enfermedad mental. La salud mental está más dirigida al campo de la prevención y educación.
Agregó que es hora de empezar a educar a las familias y por consiguiente a los hijos y adolescentes para detectar a tiempo los síntomas de la depresión, luego de lo cual debemos acudir a un especialista como los siquiatras, que están en capacidad de recetar.
Resaltó principalmente que tenemos que romper el tabú, que cuando una persona se va a un siquiatra es sinónimo de locura.
Para evitar procesos depresivos debe existir comunicación en la familia, sobre todo con los infantes y jóvenes, pues antes de ser padres hay que ser amigos, dijo.
Tobar señaló que si una persona pasa por tres veces un proceso depresivo, de por vida deberá seguir un tratamiento.
Asimismo, indicó que si alguien se va a suicidar envía mensajes como despedirse o preguntar por todo el mundo. Es que se obsesiona por la muerte y muy difícil hacerle cambiar de criterio.
Ante esta situación, la profesional recomendó expresar de mejor manera el cariño a nuestros semejantes para que ellos comprendan que son comprendidos y apoyados.

Policía preocupada

El alto índice de suicidios también es preocupación de la Policía, por lo que Rodrigo Heredia, comandante del CP-9, dijo que esto es debido a la pérdida de valores morales y éticos, pero sobre todo a consecuencia de la crisis económica en la que se desenvuelve el pueblo.
La desintegración familiar por el fenómeno migratorio ha traído que padres abandonen a sus hijos, quienes se han quedado sin guía espiritual, por lo cual caen en depresión y provoca suicidios.
Las decepciones amorosas también han influido en este tipo de decisiones. Es tiempo que las autoridades pertinentes tomen cartas en el asunto y así evitar que hayan más víctimas. Es indispensable que se haga un estudio sicológico en los establecimientos educativos para conocer las causas reales y comenzar a trabajar en estas debilidades.
La Policía a través de su contacto con los jóvenes en Educación Vial, emite mensajes de concientización, los cuales tratan que el joven se ame a sí mismo y a la vida.

Oficina familiar  Píllaro

Como en Píllaro se han dado niveles preocupantes de suicidio, Edwin Cortés, alcalde, manifestó que la municipalidad ha formado una oficina de control familiar contra la violencia, donde labora una trabajadora social que está en los sectores rurales tratando de orientar a niños, jóvenes y adultos.
Uno de los problemas que ha llevado a las personas a suicidarse es el aspecto cultural y educativo, ya que no existe una verdadera orientación dentro de las aulas, señaló Cortés.
Reiteró que es obligación de autoridades unificar esfuerzos y tratar de solucionar estos problemas sociales que posee no solo Píllaro, sino la provincia.
Informó que la oficina está cumpliendo los objetivos propuestos, pero la falta de recursos económicos están dificultando la labor. Existen no solo suicidios en Píllaro sino drogadicción, falta de educación sexual que dentro de las posibilidades intentan erradicarlos, puntualizó.

Fuente diario la hora Tungurahua

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here