En los primeros días de julio la cremación de cuerpos aumentó más del doble en Quito, por lo que la Federación de Funerarias advirtió que el servicio sobrepasó su capacidad. Ahora se encuentran buscando alternativas para ensamblar nuevos hornos y evitar el colapso.

Los hornos se encuentran trabajando a su máxima capacidad y manifestaron que ya no alcanzarían a atender todas las peticiones por fallecimientos en Quito, menciona Sebastián Barona, coordinador de la Federación Nacional de Funerarias y gerente del grupo La Paz. Barona dijo que su empresa atendía 11 cremaciones diarias y el número se ha duplicado.

Entre el 1 y el 5 de Julio se registraron 544 defunciones, un numero muy por encima de lo habitual, el 43 % son de personas con covid confirmado 26% con covid probable y el resto por otras causas.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here