La esposa de Abdalá Bucaram, María Rosa Pulley, dio sus primeras declaraciones tras la detención de su esposo la madrugada de este miércoles. El expresidente fue trasladado al hospital Abel Gilbert Pontón de Guayaquil por un quebranto en su salud.

Su esposa comentó que no puede verlo y que no era necesario que irrumpieran de esa manera su casa.

«Esta mañana irrumpieron en mi casa de forma grotesca, porque no nos llamaron a decir que querían entrar. Nos rompieron todas las puertas sabiendo que Abdalá estaba en la casa y tiene un grillete», expresó.

Rosa Pulley y Abdalá Bucaram
Además confirmó que no ha podido verlo pero sí habló. «Él está en el hospital, me dijo que quería almorzar pero no dejan pasar. Todo es negación, es con dedicatoria porque ya me estoy dando cuenta que no lo quieren preso, lo que quieren es matarlo. Quieren callarlo de esa manera».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here