Mujer que ofrecía guía espiritual, resulto ser una estafadora.

Susana (nombre protegido) quería encontrar una guía espiritual; requería resolver un problema que afectaba a su vida matrimonial hace dos años. Presentándose este caso en su vida, acudió donde Martha A., quien se denominó como guía espiritual. La mujer prometió dar solución a su inconveniente si pagaría puntualmente los pagos que costaría el servicio.

Susana depositó más de USD 90 000 por sus servicios y, posteriormente de no ver ningún resultado y haberse dado cuenta que fue víctima de una extorsión, hizo la denuncia correspondiente de la embustera.

Pérdida USD 90 000 fue el resultado de estafa supuestamente por dar servicios de guía divina

La Fiscalía abrió una investigación en septiembre de ese año. Sin embargo, el proceso legal no avanzó hasta febrero del 2020, cuando un Tribunal de Garantías Penales formuló cargos por presunto delito de estafa contra Martha A., quien no puede salir del país y debe presentarse periódicamente ante los operadores de justicia.

Durante la indagación, se estableció que la mujer no habría actuado sola. Entonces, el lunes 5 de octubre del 2020, el juez Iván López Padilla vinculó a René S., hijo de la procesada, en el caso.

Durante la audiencia de vinculación de René S., la fiscal Cecilia Rodríguez, de la Unidad de Patrimonio Ciudadano, presentó una serie de elementos de convicción. La jurista expuso el testimonio de Susana, registros de depósitos realizados en diferentes cuentas bancarias, giros internacionales hechos por los sospechosos, además de pagos de pasaje y estadía de madre e hijo en Argentina.

Susana relató que aceptó la ayuda de Martha A. porque pensó que la ayudaría a sobrellevar los momentos duros que pasaba en su vida personal. Pero no lograba resultados, aunque la procesada le pedía más dinero en cada cita. Cuando decidió denunciarla ante la Policía, la mujer la extorsionó y le advirtió que le contaría lo ocurrido a su esposo. Además, solicitó más depósitos a cambio de su silencio.

La diligencia judicial culminó con una resolución: el juez López dictaminó medidas cautelares a la prisión preventiva para René S. El hombre, al igual que su madre, deberá presentarse ante las autoridades periódicamente. Además, tiene prohibido salir del país.

Martha A. y René S. son procesados por el delito de estafa, contemplado en el artículo 186 del Código Orgánico Integral Penal (COIP). La normativa indica que «la persona que, para obtener un beneficio patrimonial para sí misma o para una tercera persona, mediante la simulación de hechos falsos o la deformación u ocultamiento de hechos verdaderos, induzca a error a otra, con el fin de que realice un acto que perjudique su patrimonio o el de una tercera» cumplirá una pena privativa de libertad de cinco a siete años en una cárcel ecuatoriana.

En este caso, además, según detalla la Fiscalía, existe una «concurrencia de infracciones», pues no solo habrían incurrido en la estafa, sino en la extorsión, tipificada en el artículo 185 del cuerpo legal: «La persona que, con el propósito de obtener provecho personal o para un tercero, obligue a otro, con violencia o intimidación, a realizar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o el de un tercero», reza la norma.

Fuente: Diario El Comercio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here