Decenas de becarios denuncian que la autoridad de educación superior ha sido desprolija en el manejo de los documentos que justifican sus gastos en el extranjero. El tema cobró relevancia tras la publicación, el 7 de noviembre en Twitter, de un usuario identificado como Robinson Guachi. En un hilo de 15 tuits, este doctor en Bioingeniería graduado en Roma afirma que la Senescyt le ha obligado a emigrar e hipotecar la casa de sus padres.

El motivo, según esa serie de publicaciones, es que la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) y el Instituto de Fomento al Talento Humano, le hicieron devolver USD 40.000 que usó durante su beca y que los justifico en su momento.

Guachi denuncia, además, una “actitud déspota” de los funcionarios cuando su familia se acercaba a solicitar información. La experiencia está lejos de ser la única. Esta publicación motivó a que otros becarios a reclamar.

Linda Guamán recibió en marzo de 2020 un correo electrónico en el que la Senescyt le informaba que debía devolver USD 6.077 de una beca que ganó en 2012. Según ese correo, no había justificación por el seguro de vida que había contratado mientras estudiaba su doctorado en Brasil.

Guamán dice que la notificación le tomó por sorpresa, pues sus estudios terminaron en 2017. Además, “entregaba los comprobantes cada seis meses como establece el contrato que firmamos los becarios”. Según Guamán, la Senescyt ha planteado la posibilidad de enjuiciarla si no paga el dinero, además de los intereses que se han generado desde 2012. “Durante mis estudios tuve más de 30 analistas a los que entregaba los documentos físicos y por correo electrónico. Me han dicho que algunos documentos se han perdido y la solución es cobrarnos ese dinero”, señala.

https://twitter.com/lindaguaman/status/1325977745378177024/photo/1

NO ES EL UNICO CASO

La presidenta de la Asociación de Becarios del Ecuador (Abrec), Karla Rodríguez, calcula que los 1.229 becarios que estudian en el extranjero han tenido algún tipo de problema con la Senescyt.

Entre los principales están: atrasos en los desembolsos de dinero, demora en la liquidación de las becas y cobros indebido. En una encuesta que la Abrec realizó durante la pandemia entre 245 becarios, el 43% dijo que no recibe los pagos a tiempo. El 25% no ha recibido el dinero entre tres y cinco meses, mientras que un 28% tiene retrasos de entre seis y 11 meses. A ellos se suma un 4% con retrasos de más de un año”.

Fuente: Primicias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here