CAMPUS UEES

La Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES) realizó una investigación en la que observaron la persistencia y reactivación del SARS-CoV-2 en un paciente con COVID-19.

De acuerdos con los especialistas de este centro académico, esto debe considerarse como un riesgo potencial «al evaluar políticas relacionadas con el control epidemiológico del virus y las vías de transmisión».

Ellos indican que el caso estudiado se reportó como sospechoso de persistencia del coronavirus en un hombre de 35 años que había dado positivo por COVID-19 en una prueba RT-PCR del 7 de abril y en otra del 7 de agosto. La primera vez tuvo síntomas leves y en la segunda ya se manifestaron síntomas graves.

Los expertos de varias partes del mundo han estado estudiando sobre la inmunidad que puede tener frente al coronavirus una persona que ya superó la enfermedad es de alrededor de 11 meses. Así como su afectación en el aparato reproductor masculino.

Hace un par de semanas un equipo de la Universidad de Miami, Estados Unidos, había manifestado que el coronavirus puede causar daños en los tejidos de los testículos y afectar la reproducción. Incluso se abría la puerta que el contagio se pueda dar de manera sexual.

Por ello, el caso estudiado en la UEES causa atención por la persistencia del virus en los testículos, tracto urinario y heces. Lo que para ellos también podría sugerir la transmisión sexual o por la vía oral-fecal.

«El SARS-CoV-2 podría ser vertido y eliminado por el tracto gastrointestinal. Sin embargo, faltan estudios para verificar si (…) permanecen viables a infecciones en muestras de heces, orina y semen. La posibilidad de que el SARS-CoV-2 pueda persistir en los testículos y transmitirse sexualmente se convierte en una gran preocupación», explicaron los investigadores en un comunicado.

La muestras analizadas en el paciente se tomaron una semana después de que la persona había sido dado de alta tras el episodio grave de COVID-19.

Se sigue investigando la presencia del coronavirus en el líquido seminal en hombres con frotis nasofaríngeos positivos y que presentan síntomas dos o tres días antes de la recolección de semen.

Los investigadores concluyen que es esencial que se hagan más estudios, incluyendo en pacientes con COVID-19 severo, con reinfección y persistencia viral. Esto, debido a que los testículos pueden ser un reservorio viral potencial por los altos niveles de expresión de ACE2 en espermatogonias, células de Leydig y Sertoli. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here