El registro de un padre teniendo que bajar a su hija del auto, con vendajes por su tratamiento de cáncer que había recibido en la mañana, y llevarla a pie hasta su casa conmocionó a Argentina en días pasados. Ocurrió en el límite entre Tucumán y Santiago del Estero y comenzó a divulgarse el pasado 19 de noviembre de 2020. 

El padre venía de Tucumán por un internamiento de emergencia de su hija Abigaíl, de 12 años y que lleva cinco luchando contra el cáncer. En la frontera entre ambas provincias, en la localidad de Las Termas, un grupo de policías los detiene y asegura que el padre y la pequeña no tienen los permisos para cruzar, en medio de las restricciones de movilidad por la pandemia que se aplican en ese país. 

Según relató Carmen, madre de la niña, al diario La Gaceta de Argentina, «llegamos a Tucumán a las 8, nos atendieron en el hospital y luego pasamos por la Terminal donde nos tomaron los datos. Luego pagamos el peaje y cuando quisimos entrar a Las Termas, el oficial nos pedía un pase de emergencia. Mi hija lloraba y estaba con un shock de nervios».

Así, el padre decidió tomar a la niña en brazos y empezar a caminar. Lo hizo durante cinco kilómetros, hasta que un vehículo municipal se acercó y ofreció llevarlos. Eso sí, les dijo el oficial, debían permanecer en casa y respetar la cuarentena. “¡Están locos! ¿Cómo creen que voy a hacer si a ella le pasa algo? Hay días en que la niña está mal. Es una paciente de alto riesgo y esta gente cree que puede jugar con la vida de mi hija”, reaccionó la madre de la niña. 

El pasado 23 de noviembre se conoció la noticia de que la pequeña sufrió una descompensación y tuvo que ser internada de urgencia en un hospital de la zona, asegura La Nación.

Los médicos están viendo la posibilidad de trasladarla a Buenos Aires para que continúe allí su tratamiento.  Abigaíl padece un tipo de cáncer llamado Sarcome de Ewing. A causa de esta enfermedad, la niña tuvo que someterse a un trasplante de fémur cuando tenía apenas seis años. Hoy por hoy, su cáncer reapareció en el tejido blando de una de sus piernas. 

Fuente: elcomercio.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here