Tres gendarmes murieron tiroteados y otro resultó herido tras intervenir en un caso de violencia de género en un pequeño pueblo de Francia, en uno de los sucesos más graves de los últimos años contra las fuerzas de seguridad del país, exceptuando los ataques terroristas.

El gobierno francés informó que el presunto agresor, de 48 años, fue hallado muerto horas después. Según fuentes del entorno del sospechoso, su cadáver apareció en su vehículo y todo apunta a que se quitó la vida.

Los hechos comenzaron la noche del martes en una pequeña aldea cerca del pueblo de Saint-Just, en el centro este, detalló la Fiscalía.

Los militares fueron tiroteados por un hombre cuando intentaban ayudar a una mujer que estaba refugiada en el tejado de una vivienda.

Las víctimas mortales eran varones y tenían entre 21 y 45 años.

El presidente francés, Emmanuel Macron, los calificó de «héroes» y confirmó que acudieron en auxilio de una mujer «víctima de violencia conyugal».

«Intervinieron para socorrer a una mujer víctima de violencias conyugales (…) La nación se une al dolor de sus familias. Para protegernos, nuestras fuerzas ponen en riesgo sus vidas. Son nuestros héroes», dijo el jefe de Estado en un mensaje en Twitter.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here