Foto cortesía

Preocupado e indignado. Así se sintió Manuel Carrión, de 79 años, al enterarse de que las prestaciones de los jubilados estarían en riesgo a partir del 2022, según lo reveló el diagnóstico técnico del Banco Mundial.

Carrión lleva siete años recibiendo su pensión, que utiliza para alimentación y medicinas. Considera que la solución más rápida es la cancelación de la contribución del 40% del Estado para las pensiones jubilares.

“Que devuelvan el 40% al IESS, hasta ahora no se ha recuperado nada. Como jubilados estaremos pendientes y presentes frente a lo que haga la gobernabilidad”, menciona.

Carlos Govea, también jubilado, tiene un año recibiendo su pensión. Cree que acelerando la reactivación económica se podría evitar el escenario que valoró el organismo internacional.

El pasado viernes, el Banco Mundial junto a una serie de expertos en seguridad social presentó un estudio indicando que el déficit del fondo de pensiones ascendería a $ 2.333 millones en 2021 y alcanzaría los $ 2.511 millones en 2022, año en que empezarían los problemas para cubrir las jubilaciones.

Manuel Muñoz, presidente de la Confederación Nacional de Jubilados y Pensionistas de Montepío del Ecuador, comparte el sentir de Govea y Carrión, y afirma que hay una “mala intención”.

“Es sorprendente que al final de un gobierno recién se saquen esos datos alarmantes hacia los jubilados y perjudican la tranquilidad. Es una forma malintencionada de atacar al que viene o salvar al que se va. (…) Queremos una solución técnica, no política”, apunta.

Y para analizar alternativas, Muñoz se reunirá el próximo martes, de manera virtual, con otros frentes de defensa del jubilado y especialistas para emitir un comunicado. Así también pedirán dialogar con el presidente electo Guillermo Lasso e insistirán en que sea antes de su posesión del 24 de mayo.

Para el analista económico Jorge Calderón, la falta de liquidez del IESS puede solucionarse con varias opciones desde el corto, mediano y largo plazo.

Por ejemplo, una de las acciones es que este año el nuevo gobierno realice el pago de la contribución del 40% e inicie con una reforma para incrementar el tiempo de jubilación entre 2 y 5 años. Esta última opción, asegura, generará ingresos, pero en el largo plazo.

O, a su vez, idear un plan de emergencia con asesoría internacional que genere financiamiento y garantice la atención de los pensionistas y afiliados.

“Ver si existe o no una posibilidad de hacer un sistema mixto que no sea obligatorio (jubilarse en el IESS) para todos”, menciona, y agrega que podría considerarse una jubilación privada.

Alternativa que comparte el también analista económico Guillermo Granja. Cree que otra respuesta ante la situación es aumentar el monto de jubilación o el número de voluntarios.

“Se podría aumentar el monto de lo que uno va aportando o incrementar la cantidad de contribuyentes. Por ejemplo, cuando se incluyó a empleadas de servicio doméstico, eso hizo que se amplíe la base y pueda irse sosteniendo. Lo otro es que aumente el aporte voluntario”, dice.

Pero para hacer efectivas estas opciones se requieren más plazas de empleo, ligadas a una reactivación del país, lo que de acuerdo con Calderón no es un efecto inmediato. (I)

Fuente: http://eluniverso.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here