NUEVA DELHI. En los últimos tres días, India ha reportado más de un millón de nuevos casos de Covid-19. Anteriormente, habían tenido que pasar 65 días para que el segundo país más poblado del mundo llegara a la cifra del millón de contagios. En las últimas 24 horas, India ha tenido más del triple de casos de coronavirus que su vecina China en toda la pandemia. Desde el 15 de abril, ha estado reportando más de 200.000 infecciones todos los días. 

Lejos quedan aquellos días de enero cuando en India celebraban que la cifra diaria estaba por debajo de los 15.000 casos y llegaron los festivales hindúes masivos sin ninguna restricción, como el de Kumbh Mela en la ciudad de Haridwar, al que acudieron 25 millones de personas. Más lejos aún están los elogios a la gestión del primer ministro Narendra Modi, que impuso un largo y severo confinamiento en marzo de 2020 que frenó la propagación del coronavirus, aunque hundió a millones de trabajadores ambulantes que viven de lo que venden en las calles.

“India bajó la guardia. Las grandes reuniones religiosas, la reapertura de la mayoría de los lugares públicos y los mítines electorales abarrotados son los culpables del repunte. Se apoderó de una falsa sensación de normalidad y no tomamos las medidas para detener la segunda ola que está arrasando como un tsunami”, explica el doctor A Fathahudeen, neumólogo que trabaja en el control de la pandemia en el estado de Kerala.

“La situación era manejable hasta hace unas semanas. La segunda ola de infecciones ha llegado como una tormenta”, dijo el miércoles el primer ministro en un discurso en el que instó a los ciudadanos a permanecer en casa y no entrar en pánico. Aparentemente, a principios de febrero India parecía tener el virus bajo control. Modi, con ni siquiera el 1% de la población vacunada, declaró que el país era la “farmacia del mundo” y señaló que la vida pre pandémica podría reanudarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here