RELATO DESGARRADOR DEL ESPOSO DE DOCENTE QUE PESE A HABER SIDO INOCULADA, FALLECÍO

30 de Abril del 2021, aquel día mi esposa se vacunó con la primera dosis de AstraZeneca, la cual fue aplicada a miles de docentes en Samborondón. Todo esto es inexplicable y aún no comprendo la razón, pero sin lugar a dudas, mi esposa, sin saberlo ya era portadora del virus.

Cronología de los acontecimientos

Lunes 26 de Abril 2021, empezó mi primer síntoma: dolor en la parte de atrás de mi ojo izquierdo. Día Martes, dolor en los dos ojos, sumado a que también mi olfato percibía pus, era algo raro. Día Miércoles, dolor solo en el ojo izquierdo. Sentía como alergia, como un resfriado.

De esos que deseas estornudar, se te pasma y te lagrimea el ojo, así. Además, acompañado de una tos seca y muy persistente. NUNCA imaginé tener el virus, ya que soy temático, la comida me sabía raro, salada. Y justo el día que mi esposa ya se vacunó, pierdo el olfato.

Sábado 01 Mayo, me hago el hisopado, sale positivo, mi esposa estaba muy preocupada y asustada por mi, me cuidó y atendió aún con su dolor en el brazo donde fue inoculada. Sus temores los compartió con mi hermana y amigas cercanas. Yo en cama. Viernes 07 Mayo, empezó el martirio.

Fuimos a hacerle el hisopado, salió positivo, ya éramos los dos infectados, y con nuestras hijas, distanciados dentro de casa, yo era leve, y ella con síntomas que pasaron de leves a muy fuertes: fiebre, dolor de articulaciones, espalda, tos y cansancio. En dos ocasiones la llevé a un médico particular de confianza y para certificados, fuimos al IESS Ceibos, pero debido a la saturación “normal”, nos enviaron al Dispensario de Martha de Roldos. La primera vez (08 Mayo) le hicieron una radiografía de pulmones, “todo bien” al parecer, paracetamol y a la casa.

Domingo 09 Mayo, estaba menos adolorida, las bebés, manteniendo la distancia, Le prepararon una sorpresita, fue el Día de las Madres más triste que nos tocó vivir. Mis princesitas por allá, y nosotros aislados en el cuarto, sin saber que venía lo peor…

Un alto para celebrar el día de las madres

Mis amadas princesas le dieron esta sorpresa a la mamá, primer Día de las Madres que no pudieron darle un abrazo, un beso, y todo por el ‘distanciamiento social’, ambos tenemos covid. Quién diría que un virus chino, nos cambiaría la vida. Podrá separarnos, pero nunca alejarnos.

Lunes 10 Mayo, fuimos de madrugada al IESS Ceibos, toda la noche pasó con dolor y malestar, estaba muy asustado, de remate chiro, la llevé volando, de nuevo, saturación “normal”, según la “doctora” J. Macías, “vayan a la Martha”, nos dijo. Debido al dolor, nos fuimos para allá.

Llegamos antes de las 06:00, la inyectaron para el dolor, calmó un poco, me pidió un juguito, que corriendo salí a comprar, sus síntomas eran de Dengue, lo cual confirmaron con exámenes. Era oficial, tenía Covid y Dengue. Y si, paracetamol y a la casa. Triste, pero cierto.

Entra en escena un medico particular

Martes 11 Mayo, estaba asustado, ya no sabía qué más hacer, yo también estaba enfermo y desesperado por mi esposa, ya no quiso ir al hospital por temor de ser rechazada, y es aquí cuando la llevé donde sus padres, contratamos un médico particular, hasta el día de hoy dudo de él…NUNCA confíes y contrates a un médico que vaya a tu domicilio, si el tipo en mención, se moviliza en un auto “tuneado” de color muy llamativo y si al referirse a ti, utiliza constantemente la muletilla: “caballero”, y peor aún, si ni siquiera tiene a la mano un estetoscopio.

El tipo se centró más en el Dengue, ignorando por completo su espalda y pulmones, me mandó a comprar sueros y demás medicamentos, digamos que “mejoró un poco”, pero solo estaba dando tiempo a que el virus destruyera sus pulmones, silenciosamente. Yo de aquí para allá, ya que mis hijas estaban solas en casa, empezaron clases, y yo, enfermo, me movía entre mis hijas y mi esposa, es muy doloroso recordar esos días. No tenía fuerzas ni para responder, no le respondía a nadie, ni amigas, familiares ni médicos, mi esposa estaba mal. Estaba aislada.

Image

El suero había pasado muy rápido, no sabemos qué pasó, pero el “médico” tuning, dijo que su malestar se debía al suero. Ese “médico”, hasta dudo mucho que haya realizado el juramento hipocrático. Ella ya se estaba ahogando y yo, lejos. Me volvía loco, estaba asustado también.

Image

Jueves 13 Mayo. Mientras preparaba el desayuno a mis hijas en mi casa, mi esposa me escribe que la saturación había bajado más, en 79, le avisaron a ese “médico” mediocre y dijo que ahora si necesitaba oxígeno. La llevaron al Hospital, me había enviado una foto y le escribí…

Image

Sería la última vez que la vería, llegué y la habían ingresado, el mundo se me venía encima, tenía miedo, lloraba, pensaba que solo le ponían oxígeno y la enviaban a casa. Este maldito virus nos agarró ciegos, ignorantes. Sale una doctora a las 19:00 para que firme la intubación.

Me quería morir, no sabía que hacer, consulté con su padre, pero según la doctora, era por su bien, los pulmones estaban afectados al 70%, necesitaba respiración mecánica URG! Me llaman a la media noche, la intubaron y NUNCA pude verla. Dormí afuera, el frío me congelaba…Las piernas y aún estando dentro de mi carrito. Mi esposa ya se encontraba en UCI, y desde el día siguiente, había que esperar los reportes por Consulta Externa. Vi verdaderos ángeles, brindando alimento a las personas en los exteriores, incluso donaciones de la empresa privada.

DESENLACE

Fueron 24 días, mi esposa luchó hasta el final, y por más que el diagnóstico, después del décimo día, nunca fue favorable, no perdimos la Fe, al contrario, nos fortalecíamos y nos daba más fuerzas. Algunas veces mientras esperábamos el reporte con mis suegros. Se escuchaba el llanto desgarrador de familiares que los llamaban a comunicar el deceso de su paciente, era horrible y estresante. Orábamos mucho, teníamos FE. Logré verla un día antes de que partiera, hasta lo último le di fuerzas y muestras de amor, hice todo lo que estuvo a mi alcance.

Ella se infectó de dos bacterias, comunes en los UCI, debido a eso la cambiaron a UCI 2, estaba aislada, su condición empeoraba, los médicos ya auguraban lo peor, pero nosotros seguíamos firmes en nuestra Fe, todavía esperamos un milagro.

Sábado 05 Junio, 14:27 me llaman de una Funeraria a ofrecer servicios, sabían de la gravedad de mi esposa, los mandé al diablo. 14:37 me llama el médico a confirmar su deceso, había fallecido a las 14:20. Hay situaciones por las que NADIE debería pasar. Fue muy triste y doloroso.

Tomado del twiter del esposo de la fallecida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here