Un hombre falleció el día de su boda, justo cuando su novia caminaba en dirección al altar en compañía de uno de sus hijos.

El hecho ocurrió en Escocia, en la localidad de North Ayrshire, cuando Paul Wynn, de 57 años, y quien padecía de cáncer terminal, se disponía a contraer matrimonio con Alison, su novia desde hacía dos décadas.

De acuerdo al Daily Record, Paul le propuso matrimonio a su novia en octubre de 2019, fijando la fecha para el 19 de julio.

No obstante, él fue diagnosticado con cáncer de páncreas en mayo, y le dieron entre seis semanas a dos meses de vida.

Por ese motivo, la pareja decidió adelantar la boda, pero aún así no se pudo concretar. Los primeros auxilios no fueron suficientes.

«Un padre fantástico», fue como describió Alison, de 38 años, a su novio Paul, en un homenaje que se le hizo posteriormente.

Además, señaló que su pareja no había recibido ningún tratamiento antes de su muerte.

«Si hubiera sabido que no teníamos mucho tiempo, habría intentado organizar la boda para el comienzo de la semana. En realidad, nunca recibió ningún tratamiento», explicó.

Alison tiene cinco hijos junto a Paul: El mayor de ellos tiene 20 años, y el menor, cuatro. Además, su pareja había tenido otros seis hijos antes de conocerla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here