Imagen referencial

Lejos de salir del choque de COVID inundado de combustible, como podría esperarse después de una desaceleración económica, el mundo está entrando en una nueva crisis energética como no se había visto desde la década de 1970.

Los precios del gas en Europa y Asia están en un máximo histórico, el precio del petróleo está en un máximo de tres años y el precio del carbón se está disparando debido a la escasez de energía en China, India y Alemania.

El aumento de la demanda se debe principalmente a la recuperación de las economías y al clima extremo previsto en Europa y el noreste de Asia. China está acumulando reservas nacionales de carbón y gas, y Rusia se muestra reacia a suministrar gas a Europa Occidental.

Pandemia de la gasolina

En Gran Bretaña, la escasez de conductores de camiones que transportan combustible ha provocado compras de pánico en medio de temores de escasez. Después del Brexit, muchos camioneros europeos regresaron a sus países de origen y nunca regresaron.

Para agravar el problema de Gran Bretaña, este verano fue el llamado “verano sin viento” en el que la producción de energía renovable fue mucho más baja de lo normal. Esto ejerció una presión significativa sobre la generación de electricidad, ya que alrededor del 24% de su energía es producida por el viento.

Gran Bretaña se ha alejado del carbón como fuente de electricidad y, con pocos suministros de emergencia, le resultará difícil volver repentinamente al carbón.

El primer ministro Boris Johnson sigue comprometido con la generación eólica y dice que quiere que el Reino Unido se convierta en la “Arabia Saudita de la energía eólica” con parques eólicos marinos que generen suficiente electricidad para alimentar todos los hogares del Reino Unido en una década.

NOTICIA RELACIONADA https://radiokscad.com/index.php/2021/10/25/gobierno-da-marcha-atras-en-aumento-de-combustibles-una-estrategia-para-bajar-la-tension-social/

Crisis energética y petróleo

Los precios del petróleo se han disparado en respuesta al verano sin viento y las dificultades británicas y alemanas para acceder al gas ruso. Esos aumentos pronto afectarán a Australia, que importa el 80% de su gasolina, diésel y combustible para aviones.

La OPEP y un grupo de productores de petróleo (liderado por Rusia) acordaron impulsar la producción, pero solo en pasos mesurados.

Cuando Gran Bretaña y Alemania resuelvan sus problemas de suministro de gas con Rusia, tal vez a mediados de 2022, los precios del gas y el petróleo bajarán.

Esto ejercerá una fuerte presión sobre los 20 a 30 lucrativos contratos de suministro a largo plazo de Australia con Japón, Corea del Sur y Taiwán, que expiran en unos pocos años.

Es posible que otras naciones del Indo-Pacífico que inviertan fuertemente en su infraestructura de gas, como Vietnam e India, tomen el relevo.

Crisis energética y la comodidad del carbón

La crisis energética especialmente en el mercado del gas, está obligando a los países a volver al carbón para la generación de electricidad y para la industria. Los precios del carbón térmico en Asia siguen alcanzando niveles récord.

En Asia, no hay suficiente carbón para satisfacer la demanda esperada. Un invierno frío seguido de un verano caluroso y un crecimiento económico más fuerte ha llevado a una mayor demanda china. Es la principal causa de una crisis eléctrica emergente en China.

China, que redujo el consumo de carbón hace unos meses para cumplir con los objetivos de emisiones, está de regreso en el mercado debido a que las existencias se están agotando. India se enfrenta a una situación similar, ya que las reservas de carbón se están agotando.

Se especula que China podría dar un giro de 180 grados a su prohibición no oficial del carbón australiano, como medida de urgencia contra la crisis energética, y una vez más adoptar las importaciones australianas.

En Europa, el cierre anticipado de las plantas nucleares y los precios récord del gas se establecen para impulsar el uso del carbón. El precio del carbón térmico está alcanzando niveles récord en Europa, y en Australia el precio del carbón de Newcastle ha subido un 250% y está cerca de su  máximo histórico de 2008 .

Futuro en cambio

La crisis energética actual, sugiere que la transición a las energías renovables llevará más tiempo de lo esperado y será más complicada de lo previsto.

Proyectará una sombra sobre las conversaciones sobre el cambio climático de la COP26 de la ONU que comenzarán en Glasgow el 31 de octubre.

Este artículo fue escrito por Lurion De Mello, profesor titular de finanzas en la Universidad Macquarie en Australia. Se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons.

Articulo en Ingles

somos parte de la solución
https://www.holaconsumoresponsable.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here