Antonio Guterres durante su intervención

Casi 200 naciones llegaron a un acuerdo climático el sábado en la COP26, que incluye por primera vez una referencia al papel de los combustibles fósiles en la crisis climática, incluso después de una objeción de última hora de India que diluyó el lenguaje en torno a la reducción del uso de carbón.

El proceso de la COP ha intentado y fracasado durante años para incluir un reconocimiento de que la crisis climática ha sido causada por la quema de combustibles fósiles. El carbón es la principal fuente de gases de efecto invernadero y su eliminación fue una de las prioridades clave del presidente de la COP26, Alok Sharma.

Pero a pesar de ese progreso, el texto no refleja la urgencia expresada por científicos internacionales en su reporte climático «código rojo para la humanidad» publicado en agosto. Más bien, pospone más acciones para reducir las emisiones de combustibles fósiles hasta el próximo año. El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU informó que el mundo necesita reducir aproximadamente a la mitad las emisiones durante la próxima década.

El texto final apunta explícitamente al carbón, que es el mayor contribuyente al cambio climático. En las 25 COP anteriores a Glasgow, nunca un acuerdo ha mencionado el carbón, el petróleo o el gas, o incluso los combustibles fósiles en general, como impulsores —y mucho menos como la causa principal— de la crisis climática.

El presidente Alok Sharma en la Clausura de la Cumbre del Clima COP26 el 13 de noviembre de 2021 en Glasgow, Escocia. (Foto de Jeff J Mitchell / Getty Images)

El éxito en Glasgow dependerá en última instancia de si los países asisten a la COP27 el próximo año con compromisos más ambiciosos para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Un presidente de la COP26 visiblemente emocionado, Alok Sharma, hizo el anuncio con golpes de mazo. Enmendó oralmente el borrador más reciente del texto suavizando el lenguaje en torno a los combustibles fósiles después de que India e Irán plantearon objeciones al mismo. El acuerdo final ahora se refiere a una «disminución gradual» del carbón en lugar de una «eliminación».

Una activista con un cartel reclamando en la Cop 26

El texto también incluye lenguaje en torno a alejarse de los subsidios a los combustibles fósiles.

Sharma dijo anteriormente a los delegados que estaba «infinitamente agradecido» por mantener vivo el compromiso de 1,5 grados. El objetivo general de Sharma era lograr un acuerdo que impulsara al mundo a contener el calentamiento global a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales y no más. Los científicos dicen que se necesita un límite para evitar el empeoramiento de los impactos de la crisis climática y evitar un cambio climático catastrófico.

El mundo necesita reducir la tasa de emisiones de gases de efecto invernadero en casi 27.000 millones de toneladas métricas al año para limitar el calentamiento global a 1,5 °C para 2030, según las proyecciones del Climate Action Tracker. Pero las promesas actuales, incluidas las que se concretaron en la COP26, alcanzan para aproximadamente una

Las promesas de Glasgow no alcanzan el objetivo de calentamiento global

Seguían existiendo profundas divisiones sobre temas clave el viernes por la noche e incluso después de que se llegó a un acuerdo, varios países expresaron su oposición a partes clave.

La ministra suiza de Medio Ambiente, Simonetta Sommaruga, se quejó de que el proceso para enmendar las menciones sobre combustibles fósiles en el último minuto no fue lo suficientemente transparente.

«No necesitamos reducir gradualmente, sino eliminar gradualmente los subsidios al carbón y los combustibles fósiles», dijo Sommaruga, quien representa al Grupo de Integridad Ambiental (EIG, por sus siglas en inglés), que incluye a seis partes de la agencia de cambio climático de la ONU.

Añadió que el EIG decidió no interponerse en el camino de un acuerdo, pero que el grupo estaba «decepcionado».

«Esto no nos acercará a los 1,5, pero hará que sea más difícil alcanzarlo», dijo Sommaruga.

Seve Paeniu, enviado climático de Tuvalu, interviene durante la sesión del sábado para dar su opinión sobre un borrador de acuerdo.

Seve Paeniu, enviado climático de Tuvalu —una nación de atolones bajos amenazada por el aumento del nivel del mar— dijo a los periodistas antes de la sesión final que estaba animado por el progreso, pero que las palabras deben ir seguidas de acciones.

«Hay mucho compromiso para tomar medidas. Por lo tanto, de aquí a la próxima COP, los países solo deben cumplir esos compromisos. Así que hay mucho trabajo ahora. Creo que Glasgow ha proporcionado una plataforma para la ambición. El desafío en este momento es para los países para cumplir con esos», afirmó.

Pero agregó que estaba decepcionado de que no haya una decisión más firme sobre un fondo de pérdidas y daños. Un funcionario estadounidense le dijo a CNN que el país se oponía, mientras que una fuente le dijo a CNN que la Union Europea (UE) también se estaba resistiendo. Un portavoz de la UE se negó a comentar.

«Primero que nada, los países pequeños hicieron oír nuestras voces, pero en una sala de negociación como esta, tienes a los países grandes. Así que es un caso de tipo de trato de «tómalo o déjalo», señaló. «Entonces no nos quedaba otra opción. Solo queremos trabajar con esto y tenemos la esperanza de que salga algún resultado de este diálogo».

Nick Mabey, cofundador y director ejecutivo del grupo de expertos climáticos E3G, dijo que los líderes llegaron a Glasgow con un «progreso real» en el período previo, pero entendieron que debían hacer más para enfrentar el momento de la crisis climática.

«Al aceptar este paquete de emergencia, han respondido al aumento del daño climático con un plan de acción para mantener 1,5 ° C al alcance», dijo a CNN. «Pero la verdadera tarea comienza ahora, ya que todos los países deben regresar a casa y cumplir sus promesas de Glasgow».

Un logro clave del acuerdo es un artículo que pide a los países que mejoren sus ambiciones de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para fines de 2022, para la COP27 en Egipto. Originalmente, los países no debían mejorar sus promesas hasta 2025.

El reporte de agosto de la ONU y los eventos climáticos extremos en todo el hemisferio norte de este verano dieron la alarma de que el cambio climático estaba ocurriendo más rápido de lo que incluso los científicos habían entendido anteriormente.

Pero hay muchos críticos del acuerdo de Glasgow, particularmente del mundo en desarrollo por la falta de decisiones concretas sobre pérdidas y daños.

«Este resultado es un insulto para las millones de personas cuyas vidas están siendo destrozadas por la crisis climática», dijo Teresa Anderson, coordinadora de políticas climáticas de ActionAid International. Andersen dijo que «los países ricos más responsables del calentamiento de nuestro mundo, en particular Estados Unidos, se han tapado los oídos y colgado a los más afectados para que se sequen».

Tomado de: http://CNNESPAÑOL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here