Imagen de cortesía

Ocurrió en El Carmen, Manabí. Los asaltantes le quitaron $ 1.000 a la mujer y la amarraron, dentro de la casa, para seguir buscando más dinero.

Angélica Murillo bañaba y jugaba con su bebé de 9 meses en una piscina de plástico en el patio de su casa, en el sitio Cohete, de la parroquia rural San Pedro de Suma de El Carmen, en Manabí, cuando aparecieron dos hombres en una moto que le dijeron primero que estaban en una campaña de vacunación de perros.

Ella les dijo que en la casa no tenía mascotas. Los sujetos supuestamente se fueron, pero al poco tiempo regresaron, entraron a la casa y la amedrentaron.

Mientras los sujetos amenazaban a la mujer le arrebataron a la fuerza a la niña. Ahí obligaron a la madre a subir a la casa y los hombres pusieron a la menor en la piscina, la dejaron sola.

La mujer les dio $ 1.000 que tenía guardados, pero a los sujetos no les bastó aquello y la amarraron para buscar más dinero dentro de la vivienda.

Tras varios minutos, los asaltantes se dieron a la fuga porque escucharon el ruido de una moto a unos 150 metros de distancia.

Una vez que los asaltantes se fueron, la mujer empezó a gritar y gritar. Gritaba fuertemente hasta que fue escuchada por su otra hija de 12 años que estaba jugando donde una vecina. Al llegar, la niña vio flotando a su hermanita menor en la piscina que estaba en el patio. Avanzó a donde su mamá y le quitó las amarras.

Inmediatamente, la angustiada mamá tomó a su pequeña bebé en los brazos e intentó darle respiración y reanimarla, pero ya la pequeña María Guadalupe López Murillo no tenía signos vitales, se expone en el informe policial.

Personal de Criminalística y de la Dinased llegaron al sitio y realizaron el levantamiento del cadáver, que fue llevado al Instituto de Ciencias Forenses de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Hay consternación por este suceso delictivo que termina con la vida de una pequeña niña. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here