Casa destruida en Pimampiro por los continuos deslizamientos de tierra

Los movimientos de masas de tierra que se registran en la parte alta de la loma de San José de Aloburo, en Pimampiro, provincia de Imbabura, concentran a geólogos de varias instituciones quienes investigan las causas de esta probable falla geológica.

Por ahora, doce familias han sido evacuadas y permanecen en un albergue municipal.

Visitar este lugar es como recorrer un área de guerra, donde varias viviendas y arterias están semidestruidas. Las traslaciones de tierra son constantes, dicen los habitantes, quienes se aferran a sus tierras y piden protección al patrono religioso del sector.

El pasado domingo, una procesión con la imagen de san José recorrió el centro poblado y antes hubo una misa en la que se pidió al Todopoderoso que se detenga el extraño fenómeno que desde hace una semana no los deja dormir con tranquilidad.

Este martes, alrededor de las 00:50, se registró un nuevo deslizamiento en masa en la zona declarada en emergencia.

Jimmy Marcillo, director zonal 1 del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, informó que el asentamiento provocó daños al sector productivo.

Armando Chávez, alcalde de Pimampiro, se solidarizó con las familias que perdieron sus viviendas y terrenos productivos. Están pidiendo a la población no visitar el sitio para evitar una tragedia mayor, debido a que es considerada zona de alto riesgo.

Marcillo, quien se encuentra en el sector con el grupo de expertos, indicó que la nueva traslación afectó a 35 familias de la parte alta. Hasta el momento se manejan dos hipótesis sobre las causas que estarían fisurando varias casas de esta pequeña comunidad y las vías que presentan grietas gigantes.

La primera es que existiría una falla superficial o geológica y la segunda está relacionada con una filtración de agua.

Hasta ahora las familias afectadas y damnificados son atendidos por la Municipalidad y el Servicio de Gestión de Riesgos.

Pablo Jurado, prefecto de Imbabura, prevé llegar a la zona después del mediodía con geólogos de la Universidad Central. Ahí mantendrá una reunión con varias autoridades locales con la finalidad de tomar resoluciones y pedir ayuda al Gobierno nacional.

Marcillo explicó que aún no se ha definido el número de hectáreas afectadas, pero aspiran a contar con la cantidad exacta una vez que tengan la medición del polígono de afectación. La municipalidad maneja preliminarmente un aproximado de 30 hectáreas diezmadas.

Las familias de esta comunidad están demandando la intervención estatal; mientras que el alcalde Chávez en la cuenta de Facebook municipal señaló esta mañana: “Estamos coordinando con las diferentes instituciones para atender esta emergencia”.

Alerta en Azuay

Este miércoles 24, el Servicio de Gestión de Riesgos declaró el estado de alerta naranja por movimientos en masa en 130,94 hectáreas del cantón Nabón. Los barrios afectados son Rosas, Bellavistas, Tamboloma y Rosario, indicó la entidad gubernamental.

“Los estudios técnicos determinaron la necesidad de declarar la alerta naranja debido al aumento de la profundidad de los escarpes secundarios y grietas tanto en estructurales como en el suelo y vías, estos movimientos en masa causarían afectación inminente a los habitantes e infraestructura de dichos sectores”, se indicó en un comunicado.

Con esta resolución de alerta naranja se insta a las instituciones a realizar acciones inmediatas para afrontar el evento natural. (I)

Cortesía de: http://elunuverso.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here