Hambre y miseria en Latinoamérica

0
72
El hambre en América Latina alcanzó en 2020 niveles no vistos desde hacía dos décadas, en gran parte debido al impacto de la pandemia.

Venezuela, Argentina y Ecuador entre los de mayor porcentaje en Sudamérica

El dato es del último informe de Naciones Unidas sobre seguridad alimentaria, publicado este martes, que resalta que fue la región en la que más creció el número de personas que padecen hambre.

«Debemos decirlo fuerte y claro: América Latina y el Caribe enfrenta una situación crítica en términos de su seguridad alimentaria», dijo Julio Berdegué, representante regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Aquí te presentamos algunas de las impactantes cifras que deja el informe:

1. 60 millones de latinoamericanos padecen hambre

En apenas un año, el número de personas con hambre aumentó en 13,8 millones, hasta llegar hasta los 59,7 millones, según el Panorama Regional de Seguridad Alimentaria y Nutricional 2021.

La prevalencia del hambre en América Latina y el Caribe se encuentra en 9,1% y es la más alta de los últimos 15 años, aunque está por debajo del promedio mundial de 9,9%.

Haitianos repatriando comiendo en el aeropuerto de Puerto Príncipe.

Según la ONU, buena parte de este aumento tiene que ver con el impacto de la pandemia de covid-19, que redujo los ingresos de millones de personas en la región.

Sin embargo, no es la única razón, ya que las cifras de hambre en la región llevan seis años consecutivos de crecimiento.

2. 267 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria

América Latina registró el mayor aumento regional en el número de personas que sufren inseguridad alimentaria, que golpeó en grado moderado o grave a 267 millones de personas en 2020, 60 millones más que en el año anterior.

Actualmente, cuatro de cada 10 personas de la región no se alimentan adecuadamente cada día y casi una de cada 10 vive en condición de hambre, lo que supone un retroceso de 15 años en términos de porcentajes en la lucha contra el hambre y de 20 años en lo que respecta al número de personas, explicó Berdegué.

El informe resalta que la inseguridad alimentaria afecta más a las mujeres que a los hombres: en 2020, casi el 42% de las mujeres sufría inseguridad alimentaria, frente al 32% de los hombres.

3. Casi la mitad de la población de Guatemala

Los países del Triángulo Norte de Centroamérica —Guatemala, Honduras y El Salvador— experimentaron los mayores aumentos en inseguridad alimentaria moderada o grave, según el informe.

Niños buscando comida en la basura en Guatemala.
Niños buscando comida en la basura en Guatemala.

En Guatemala, la cifra es de 49,7%. El Salvador y Honduras le siguen de cerca, con el 47,1% y 45,6%, respectivamente.

Además de la pobreza acumulada en décadas, que se agravó aún más con la pandemia de covid-19, en 2020 estos países sufrieron el paso de los huracanes Eta y Iota, los cuales dejaron unos 200 muertos, decenas de desaparecidos, miles de desplazados, así como la destrucción de viviendas, infraestructuras y cultivos.

El hambre, y la violencia, a llevado a muchos centroamericanos a emprender camino hacia EE.UU. en las llamadas caravanas de migrantes.

En Sudamérica, los mayores aumentos los registraron Argentina —donde el 35,8% de la población sufre inseguridad alimentaria— y Ecuador -32,7%-.

Argentina registra este 2021 tasa de inflación del 52,1% interanual, una de las más altas en los últimos 30 años y la más elevada de América Latina después Venezuela.

Obesidad y sobrepeso infantil

En tanto, el informe también alerta del creciente problema de obesidad en la región. El problema afecta a uno de cada cuatro adultos, con un total de 106 millones de personas.

Niña comiendo hamburguesa.
Adolescente comiendo comida rápida

También hace hincapié en el sobrepeso infantil, que afectó en 2020 a 3,9 millones de niños, casi 2 puntos por encima del promedio mundial. El 7,5% de los menores de cinco años en la región tienen sobrepeso, según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Según Unicef, la pandemia ha empeorado una crisis de malnutrición preexistente en la región y las familias tienen más dificultades ahora para poner alimentos saludables en la mesa, lo que deja a muchos niños y niñas con hambre, y a otros con sobrepeso.

«Para que crezcan sanos, debemos asegurarnos de que todas las familias tengan acceso a alimentos nutritivos y asequibles», afirmó Jean Gough, director regional de la agencia de la ONU.

Tomado de: BBC NEWS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here