Ella tiene 60 y él 30 años, turista se casa con miembro de tribu en Tanzania

0
181

Una mujer de 60 años que había viajado de paseo con su hija a Tanzania, se enamoró de un miembro de la tribu Masái 30 años más joven que ella. Tan fue el “flechazo de Cupido”, que terminaron casándose y ahora ella vive en Tanzania con él.

Se cuenta rápidamente, pero lo cierto fue que la mujer no viajó en plan de conseguir novio, solo estaba paseando en una playa cuando dos hombres de la tribu local se acercaron para venderles unos recuerdos del lugar, reseñó Milenio.

Las mujeres no quisieron comprar, pero Deborah les pidió una fotografía para llevarse de recuerdo hasta California, en Estados Unidos, lugar de donde es originaria. Todo sucedió en 2017. En ese momento se presentaron y fue así como conoció al simpático Saitoty, que vestía la indumentaria tribal.

Amor a primera vista

El africano quedó prendado de la rubia estadounidense en la playa de Zanzíbar. El joven decidió acompañarlas el resto del recorrido y explicarles más detalles sobre el país y su cultura. Trataba a Deborah con caballerosidad y amor.

Pero la señora debía regresar a su país, así que ambos intercambiaron números para mantenerse en contacto. Saitoty la llamaba a diario para saber de ella, fue honesto al decirle que se había enamorado.

Ambos dicen que para el amor no existe edad ni condición
Ambos dicen que para el amor no existe edad ni condición (Agencias)

Pasaron los meses y al año siguiente la mujer decidió regresar a Tanzania para verse con su amado. Fue entonces cuando Saitoty le entregó un anillo y le propuso matrimonio. “Nunca esperé encontrar un esposo y casarme con alguien mucho más joven que yo, pero él es el hombre más amable y cariñoso”, declaró Deborah a The Sun, citó Blacksportsonline.

Se casaron legalmente

La pareja se casó en Tanzania bajo un rito Masái. Después, con la aprobación de sus hijos y familiares en Estados Unidos, Deborah llevó a Saitoty a su país para casarse legalmente allá.

Muchos criticaron al africano, decían que su interés era ganar una tarjeta verde y poder aprovecharse de ello, pero Deborah asegura que su joven esposo no tiene interés en vivir fuera de su tribu, así que la que se ha mudado con él a Tanzania ha sido ella.

Deborah admite que es muy distinta la vida en ese lugar de África, pero dice sentirse feliz al lado de un hombre que le ha dado una segunda oportunidad para el amor. De hecho, ya ella se mudó con Saitoty y están construyendo una casa.

Fuente: metroecuador.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here